Liposucción - Abdominoplastia - Dr. Juan Ignacio Palacios Ortega

TRATAMIENTOS FACIALES
TRATAMIENTOS CORPORALES
DERMO ESTÉTICA
Arrow
Arrow
Slider
Abdominoplastia

Abdominoplastia

La abdominoplastia no es un tratamiento sustitutivo de una cura de adelgazamiento, ni pretende corregir estrías abdominales situadas fuera de la zona donde el cirujano elimina los tejidos cutáneo-grasos. Con frecuencia la dieta y el ejercicio por sí solos no pueden corregir ciertos estados, como las distensiones cutáneas en esta región y la relajación en la musculatura abdominal que generalmente sobrevienen después de múltiples embarazos.

Desde la clínica del Dr. Juan Ignacio Palacios Ortega le aseguramos que la pérdida de elasticidad cutánea que persiste con una moderada obesidad en los pacientes de más edad puede ser corregida con esta técnica. Pero en pacientes jóvenes es aconsejable antes de someterse a este tipo de intervenciones, que se mantengan en un peso adecuado para su edad y tipología.

Dr. Juan Ignacio Palacios Ortega - Abdomen blando y aspecto postoperatorio

  • Abdomen blando, con estrías, pérdida del tono muscular y exceso de tejido adiposo y cutáneo.
  • Aspecto postoperatorio. Abdomen tenso, se han eliminado las estrías situadas por debajo del ombligo, recuperación del tono muscular de la pared abdominal (con reparación de hernias si las hubiese) y resección del excedente adiposo y cutáneo.

A continuación le mostramos un glosario sobre aquellos términos o situaciones vinculadas a este tipo de procedimientos. Si quiere más información no dude en consultarnos.

Si está interesado en ser atendido por liposucción y abdominoplastia.

Tipos de abdominoplastias.

Existen diferentes tipos de procedimientos según sean sus características físicas:

    • Lipectomía abdominal.
      Después de una pérdida importante de peso, suelen aparecer grandes pliegues en la región abdominal y a veces la piel cae como un delantal de forma inestética. En estos casos se emplea el procedimiento quirúrgico más amplio que se conoce con el nombre de lipectomía abdominal.
    • Miniabdominoplastia.
      En otras ocasiones, la flacidez cutánea es ligera y coexiste con un ligero aumento del tejido adiposo, sobre todo en la zona infraumbilical; en estos casos es posible efectuar una miniabdominoplastia con una cicatriz corta por encima del vello pubiano, combinada con una extracción de los depósitos grasos a este nivel, mediante liposucción, todo ello sin necesidad de movilizar el ombligo de su situación anatómica.
    • Abdominoplastia.
      Para la mayoría de los casos, es posible hacer la técnica clásica, con la recolocación del ombligo al nivel adecuado, eliminando la piel y tejidos sobrantes, sin que la cicatriz suprapúbica, sobrepase los límites de la parte inferior del bikini.

Dr. Juan Ignacio Palacios Ortega - Fortalecimiento y reparación de la pared abdominal

En todos los casos, se hace un fortalecimiento de la musculatura abdominal, a fin de asegurar una permanencia de los resultados y conseguir una mejor definición del contorno, y en ocasiones se asocia con liposucción en áreas concretas.

Reparación de la debilidad de la pared abdominal mediante aproximación de los bordes separados del músculo recto anterior del abdomen. Y eliminación de excedente adiposo y cutáneo. Reubicación del ombligo y sutura de todas las incisiones.

Otras aplicaciones.

Este tipo de intervenciones pueden realizarse a la vez que se corrigen otros problemas abdominales como hernias abdominales y eventraciones, haciendo un tratamiento combinado con el cirujano general. Si usted tiene viejas cicatrices inestéticas de antiguas intervenciones en estas zonas, pueden ser eliminadas radicalmente al mismo tiempo que se le practica esta intervención, a cambio de otra más fácilmente disimulable.

Operaciones ginecológicas, como ligadura de trompas, a menudo se planean a la vez que se hace una abdominoplastia si la paciente lo desea en colaboración con su ginecólogo.

Cicatrices.

La cirugía destinada a mejorar el aspecto estético de la pared abdominal deja siempre cicatrices.

A pesar de lo que usted pueda haber leído o escuchado, todas las cicatrices quirúrgicas son permanentes y no pueden hacerse desaparecer. La tarea del cirujano es la de situarlas en zonas poco visibles, donde estas son menos apreciables. Debido a las variaciones de la moda, modelos de bañadores, etc., estas se localizan en los lugares donde estas prendas puedan taparlas.

Aunque las cicatrices son permanentes, raramente causan problemas y con el paso del tiempo se disimulan de forma apreciable.

Duración del resultado.

El efecto de este tipo de cirugía es permanente. Sin embargo, el tiempo sigue actuando de forma negativa sobre la elasticidad de la piel y de la musculatura abdominal, efectos que pueden ser contrarrestados con una vida exenta de sedentarismo, ejercicio físico y alimentación equilibrada.

Es preferible que usted planee esta intervención cuando no espera tener nuevos embarazos, aunque si suceden nunca su aspecto volverá a ser como el que tenía antes de someterse a este tipo de cirugía.

Riesgos y complicaciones.

Hay gran experiencia en este tipo de cirugía, ya que una gran cantidad de personas se operan al año de abdominoplastia. Sin embargo, usted debe estar al corriente de los potenciales riesgos que tiene esta intervención, así como de las posibles complicaciones. Generalmente, los pacientes que acuden a nuestra consulta están sanos, por lo cual los riesgos disminuyen de forma significativa.

La abdominoplastia conlleva los mismos riesgos que cualquier otra intervención de cirugía mayor. Si ésta se efectúa de forma aislada (esto es, sin necesidad de abrir la cavidad abdominal por otras posibles intervenciones asociadas), el riesgo disminuye en relación con la clásica cirugía abdominal digestiva, ginecológica o urológica.

Las complicaciones de la abdominoplastia son, casi siempre, de naturaleza menor, y estas pueden ser:

  • Las infecciones, seromas, y hematomas, son raros, pero si aparecen se tratan con éxito.
  • A veces, como consecuencia de una mala cicatrización aparecen cicatrices ensanchadas, hipertróficas o queloidéas, y aunque estas son fácilmente disimulables, en el caso de que aparezcan son tratables y en último caso siempre se puede hacer una revisión quirúrgica de la cicatriz.
  • Los fumadores deben saber que la nicotina puede producir necrosis (muerte) de parte de la piel, o retrasar el proceso de curación, por lo que deben dejar de fumar o disminuirlo al máximo en las tres semanas previas y posteriores a la intervención.
  • De todas formas el riesgo queda reducido al mínimo, si se sigue con exactitud el consejo y los cuidados complementarios pre y postoperatorios.

Secuelas postoperatorias normales.

Después de la intervención, a veces aparecen en algunas áreas de la zona tratada moratones, que van desapareciendo gradualmente.

Puede darse también un grado variable de hinchazón, en toda el área intervenida, así como pérdida de la sensibilidad en estas zonas o variaciones de la misma durante algunos meses.

La tirantez a nivel de la cicatriz y la opresión van gradualmente desapareciendo y considerándose normales en el período postoperatorio.

Fotografías preoperatorios.

Las fotografías médicas preoperatorias de la región abdominal siempre son necesarias para una planeación quirúrgica adecuada. Nos ayudan a valorar las deformidades de su silueta antes de la operación, colocándose en ocasiones en la sala de operaciones como referencia durante la intervención. Estas tienen el mismo valor para el cirujano plástico que una RX de huesos para el traumatólogo.

Anestesia.

En la abdominoplastia se puede utilizar la anestesia general o la anestesia local en casos muy concretos y siempre que se trate de miniabdominoplastias.

Los pacientes operados bajo anestesia general no recuerdan el proceso quirúrgico. Requieren la colaboración de un anestesista, que previamente len realizará un estudio preoperatorio y len hablará de las características de la anestesia.

Duración de la intervención.

El tiempo de la intervención variará dependiendo de cada problema en concreto, así como de las operaciones asociadas o complementarias que se realicen en el mismo acto quirúrgico. La duración media de una abdominoplastia variará entre 2 y 4 horas.

Intervención quirúrgica (con anestesia general).

Cuando la intervención quede fijada se le darán instrucciones sobre la hora del ingreso, normas preoperatorias, tiempo de estancia (1 a 3 días). Las altas se dan siempre por la mañana, antes de las 12 horas. La visita se realiza personalmente, y el anestesiólogo le visitará a usted antes y después de la intervención. La noche de la intervención deberá usted estar acompañado, así como el día que se vaya de alta después de la misma.

Dolor.

La mayoría de nuestros pacientes no tienen dolor, aunque sí notará un ligero disconfort, inflamación, tirantez y ligera opresión. Todo esto se controla fácilmente con un tratamiento adecuado.

Vendajes.

Después de la intervención, se suelen aplicar unos vendajes elásticos de compresión que serán sustituidos posteriormente por una faja ortopédica diseñada para este tipo de intervenciones, que deberá llevar durante dos o tres meses.

Extracción de los puntos.

Las suturas realizadas se llevan a cabo mediante una técnica que no deja marca de puntos sobre la piel, casi todos los puntos son internos y no necesitarán ser retirados. Estas curas de enfermería se realizan en consulta sin suponer un gasto adicional para usted.

Instrucciones postoperatorias.

Debe recordar que antes de observar la mejoría que usted espera, deberá atravesar un período postoperatorio, en el que se verá diferente.

  • A pesar de que la cicatrización finaliza al cabo de tres semanas pueden suceder que en algún punto de la cicatriz tenga que realizar alguna cura por un período más prolongado, no es frecuente pero en ocasiones ocurre.
  • La sensibilidad de su piel y la forma de su abdomen, así como el contorno de la silueta en esta zona, no se alcanza probablemente de forma definitiva, hasta pasados los seis meses, sobre todo si se han asociado maniobras de liposucción.
  • Durante las tres primeras semanas debe limitar su actividad. Si bien usted puede levantarse al día siguiente de la intervención, deberá evitar una actividad exagerada, así como esfuerzos durante las 3 o 4 semanas primeras.
  • En cualquier caso, a partir de los tres primeros meses, verá un cambio satisfactorio en su silueta, y la mejoría será gradual dependiendo de la respuesta de sus tejidos a la intervención.

 

Si tiene alguna pregunta qué hacer o si hay algo que no haya comprendido, póngase en contacto con nosotros. Queremos que usted sea un paciente bien informado. En la clínica del Dr. Juan Ignacio Palacios Ortega estaremos encantados de resolver todas sus inquietudes, visítenos.